Yoga esotérico, espiritualidad tántrica y abuso de menores

 Agnes Arabela Marques, una rumana de 30 actualmente afincada en Portugal, revelaba hace escasos días detalles de su vida dentro de la comunidad de Bivolaru en diversos medios portugueses. Esta mujer resultó finalmente una de las testigo clave que se presentaron el en el juicio contra el gurú que se cerraba el pasado 14 de junio de 2013, que estaba imputado de diversos delitos por relaciones sexuales con menores, explotación sexual y tráfico de personas. El Tribunal Superior de Rumanía condenó finalmente a Bivolaru a seis años de prisión efectiva por el primero de los delitos, considerándole inocente de los otros dos.

Marques se convirtió en amante de Gregorian Bivolaru, fundador del movimiento MISA que promueve el yoga esotérico para alcanzar un nivel espiritual superior, quien se encargó de “iniciar sexualmente” a la joven que por aquel entonces tenía 15 años de edad.