El gurú de la Universidad de la Relación continúa en prisión preventiva

El juicio penal en contra del gurú de la Universidad de la Relación Gabriel Loison y su compañera Julie Baschet ha sido aplazado hasta el próximo 2014. La decisión del Tribunal de lo Penal de Loire-Atlantique (Francia) de aplazar el juicio se debe a que consideran necesaria una nueva evaluación psiquiátrica de Baschet. El abogado de la defensa de la mujer ha argumentado que fue manipulada por el gurú en un estado de debilidad.

En la comparecencia de julio de este año, Loison aseguraba que no quería ser considerado como un gurú, aunque su puesta en escena era la típica de un gurú: larga barba blanca y todo un séquito de jóvenes mujeres que le acompañaban en su época de esplendor. En 1996 puso en marcha su Universidad de la Relación, destinada a la conjugación de “la ecología, la naturaleza y las relaciones” y en su mejor momento llegó a alcanzar aproximadamente los doscientos seguidores. La comparecencia se debía, como ya informamos en otras entradas, a las acusaciones de violación de una menor de edad y abusos sobre otra mujer que en la actualidad tiene treinta años.

Le Parisien recogía que la vida de Loison ha sido turbia, siendo arrestado tras la guerra de Argelia y condenado por robo en 1960, tras lo que incursionaría en el terreno de las “terapias”, y aunque vendiera tan sólo humo, su negocio llegó a ser bastante rentable hasta la creación de la Universidad de la Relación.

A inicios de los ochenta, Loison se instala cerca de Montpellier y pone en marcha sus “Jardines de la Vida” para acoger a personas que quieran meditar y realizar diversas actividades de “terapia”. En esos años, dos jóvenes fallecen en las montañas y empiezan a aparecer las primeras quejas y denuncias acerca de comportamientos sexuales del gurú, pero éste consigue evadir todas las acusaciones y va cambiando su lugar de residencia.

En 1995, el movimiento de Loison se cita dentro del informe parlamentario sobre movimientos sectarios en Francia, pero eso no impide que se presente a si mismo como “psicólogo, antropólogo y bioritmólogo” y continúe con sus actividades.  Tras fundar su universidad en 1996, extiende sus actividades hacia el sur de los Pirineos llegando hasta Jaca (España), Marruecos y Costa Rica.

Se ha calculado que en sus estancias de “terapia” y “meditación”, el paquete completo de actividades llegaba hasta los 15.000€. La primera etapa de iniciación que se extiende durante 21 días, ascendía según cálculos estimativos hasta los 1600€; después, sesiones extendidas durante tres semanas al módico precio de 10.000€; finalmente, la última etapa de vinculación al grupo pasaba por el tantra sexual y el sexo en grupo, según los testimonios de los denunciantes.

A Loison le interesaba sobretodo las mujeres y los niños. A las mujeres con el pelo largo, les convencía que ellas eran “antenas en la Tierra”. Fue el padre de una de las menores quien interpuso la primera denuncia al constatar los abusos sexuales sobre su hija a su regreso de un seminario, tras lo cual se produjo la detención en España después de un viaje que habían hecho a Costa Rica.

Hasta el momento, Loison había permanecido en prisión y en estos momentos se enfrenta a una posible larga condena tras la interposición de una nueva denuncia por violación.