Suma Ching Hai y los restaurantes vegetarianos

Un reciente artículo de Sacramento News describía las relaciones entre el restaurante Au Lac Veggie (transformado recientemente en una franquicia de la cadena vegetariana Loving Hut) y la Asociación Internacional Suprema Maestra Ching Hai. Este es un movimiento que enseña la Meditación Quan Yin y que se define como vegetariano y ecológico, a la vez que promueve un estilo de vida entre sus miembros en contra del alcohol, las drogas y ciertas conductas sexuales inapropiadas. Todo ello, bajo la apariencia de enseñanzas pretendidamente no religiosas, pese a que la palabra Dios aparezca insistentemente y a que muchos de los Centros de Meditación Ching Hai se beneficien de importantes exenciones fiscales al estar reconocidos como organización religiosa en diversos estados de los EE.UU.

Diversos críticos, entre ellos el profesor de antropología de la Sacramento State Liam D. Murphy, describen a la autoproclamada “Suprema Maestra” como un ejemplo de manual de lo que los científicos sociales describen como “un profeta carismático”. La fallecida profesora y especialista en sectas, Margaret Singer, describió a este movimiento “como uno de los grupos sectarios que están creciendo con mayor rapidez”. Los responsables de este movimiento niegan tal dimensión sectaria.

La práctica principal de Suma Ching Hai es la Meditación Quan Yin que la propia Maestra ha desarrollado, a la vez que se exige el cumplimiento de 5 Preceptos. La técnica de la Meditación Quin Yan deriva a su vez de la Meditación de la Luz y el Sonido de Thakar Singh, del que fuera discípula la misma Ching Hai. En España tienen una actividad limitada, principalmente en las capitales de Madrid , Valencia y Barcelona.

La fundadora del movimiento, una mujer vietnamita que en la atualidad tiene 60 años, se presenta como poeta, pintora, música, escritora y empresaria. Hace gala de diversas tareas humanitarias y filantrópicas, aunque al mismo tiempo haya sido criticada por sus ostentaciones públicas de generosidad.  Suma Ching Hai, que se considera a sí misma como “el contacto directo con Dios”, ha incursionado en el mundo de los restaurantes, la moda y el diseño de joyas, aparte de la televisión e Internet.

En 2008 abriría el primero de los restaurantes vegetarianos de la cadena Loving Hut, que en la actualidad tiene 127 restaurantes alrededor del mundo, tres de ellos en las ciudades de Madrid, Marbella y Valencia. Los principales beneficios económicos los obtienen de estas actividades, aunque en los últimos años han aparecido voces críticas en relación a las motivaciones de estas actividades.

En un reciente artículo de la revista VegNews, se presentaba otra cara mucho más materialista de la Maestra Ching Hai, más centrada en sus ventas de joyas, su predilección por los abrigos de piel y una vestimenta ampulosa. Otros ex miembros han manifestado que gran parte de la obra artística de Ching Hai debían comprarla ellos mismos, lo que a partir de ese momento se entendía que era un “donativo” a la organización. En cuanto a su vertiente ecológica, hace unos años fueron responsables de cuantiosas pérdidas derivadas de daños ambientales al intentar reproducir una isla artificial en la costa de Florida, en aquella ocasión bajo el pseudónimo de “Celestia De Lamour”. Algunos ex miembros han indicado que se lleva a los adeptos a convencerse que si no se siguen las doctrinas de Ching Hai podrían aparecer graves problemas ambientales.