Las derivas sectarias respiracionistas

La principal gurú del Respiracionismo -movimiento del cual hemos tenido ocasión de hablar en este mismo espacio- estuvo de gira este martes pasado en Francia según recogieron diversos medios franceses, para impartir un seminario sobre el tema. Jasmuheen, una mujer canadiense de 55 años, asegura que no come desde hace ¡19 años!. Y es que el movimiento Respiracionista sostiene que las personas pueden alimentarse exclusivamnte de la luz.

Y es que las declaraciones de la suma sacerdotisa del Respiracionismo llegaron a asombrar tanto a los medios de comunicación canadienses, que la invitaron el pasado año 1999 a ayunar ante las cámaras, aunque tal experiencia se interrumpiera después que su estado de salud empeorara tras cuatro días de ayuno, hecho que la gurú explicó bajo la idea que “había sido víctima de influencias contaminantes”.

Pese a esta evidencia, la gurú ha continuado publicando libros, viajando alrededor del mundo y promoviendo el Respiracionismo.

La gurú indica que tiene unos 40.000 seguidores alrededor del mundo, unos 400 tan sólo en Francia. Jasmuheen explica en sus seminarios que de hecho, para alcanzar ese estado en el que uno tan sólo se alimenta de la luz y el aire, las células del propio cuertpo deben ser capaces de realizar la fotosíntesis. Según Daniel Tomé, profesor de Nutrición en una facultad de Francia,  afirma que tal declaración es una sandez: “las especies de un nivel evolutivo superior, y en especial, las especies animales, no son capaces de fijar la energía solar y realizar la fotosíntesis. La única manera de obtener su energía es justamente mediante la degradación de la materia orgánica”.

De hecho, embarcarse en esta aventura respiracionista puede no sólo tarer consecuencias nefastas para la salud en general, sino que puede terminar desembocando en la muerte, como ha sido el caso ya de cinco seguidores de diversas partes de Europa; otros, han abandonado el proceso a la mitad.

Recientemente, una madre de un chico que se vinculó al Respiracionismo ofreció su testimonio; “empezó su ayuno en casa y luego fue a este seminario […] ha seguido una semana solamente con el permiso de agua y juego de fruta […] después de una semana, fui al lugar para ver en el seminario el estado en que estaba […] tenía miedo, estaba muy asustado […] no había ningún tipo de atención médica”. Otra mujer que habló sobre su hermana indicó que “sí, ella sigue estas prácticas […] dice que lleva años sin comer, pero en realidad no es cierto. Se compra la comida a escondidas y come a escondidas. En verano, por ejemplo, fuimos a la playa y dijo que iba a por unas galletas para los niños, galletas que nunca llegaron y que de hecho se comió ella a escondidas”.

El Respiracionismo sostiene que no ingerir alimentos sólidos y vivir de la luz hace a las personas más fuertes, saludables y con mejor energía, lo que sin duda puede atraer a muchas personas interesadas en el propio desarrollo personal. Pero como indicó recientemente el presidente de la Miviludes, “tras unos días donde se come muy poco o prácticamente nada, pueden aparecer alucinaciones, gran debilidad física, cortes con la familia y el entorno social, la persona no puede ir a trabajar y queda en un estado de suma vulnerabilidad a este tipo de discurso”.

Por su parte, los defensores de las tesis respiracionistas indican que todas las críticas no es más que fruto de una conspiración ante un problema “que la ciencia no sabe cómo explicar”.