Decanos de varias universidades belgas se niegan a dar lugar a prácticas alternativas no testadas

A finales de la semana pasada, tal y como recogía recientemente Le Soir, diez decanos de diversas Facultades de  Medicina de Bélgica han lanzado una bomba: las facultades de Medicina de Bélgica no pueden dar lugar a la enseñanza de prácticas alternativas o no convencionales que no dispongan de un nivel de evidencia mínimo y suficiente.

Habitualmente conocidas como “medicina alternativa”, “paralela” o “no convencional”, el hecho es que desde 1999 existe una disposición legal que reconoce de algún modo cuatro de estas prácticas: la homeopatía, la quiropráctica, la osteopatía y la acupuntura, pese al declive de la formación en estas prácticas en algunos países. Desde entonces, el debate se ha centrado en qué tipo de requisitos profesionales se exigirían a los practicantes de estas cuatro modalidades alternativas, así en el cómo proteger al paciente de prácticas charlatanescas.