El gurú de la OKC, afincado en España, trata de eludir la justicia belga

El juicio a la OKC, contra su gurú, varias empresas asociadas y otros siete coacusados, del que ya informábamos en una entrada anterior, no ha hecho más que arrancar. A inicios del pasado mes, el Tribunal Penal de Bruselas había recibido una petición de Robert Spatz, a través de su abogado, Quentin Me Wauters, para conseguir una audiencia mediante videoconferencia alegando “problemas de salud”.

Robert Spatz, que en la actualidad tiene 71 años, se encuentra afincado en el sur de España, y su abogado ha presentado diferentes certificados médicos que señalan que, desde un accidente automovilístico en 1962, el autoproclamado Lama Kunzang tuvo varias trombosis en 1983, 2000 y 2009. De acuerdo con los informes presentados ante el Tribunal Penal, los viajes en tren o avión podrían suponer un grave riesgo.

No obstante, y según diversos medios franceses, el fiscal Thibault Radar, ha rechazado la videoconferencia con una respuesta bastante mordaz: “¿problemas de salud desde 1962? Pues éstos no le han impedido viajar a la India, al Tíbet, al sur de Francia o a España […] como cuando fue llamado a Digne-les-Bains  y dijo que sufría de un mal que él mismo describió como misterioso. Aunque entonces se multiplicó el abuso sexual de las mujeres jóvenes y menores de edad. ¡Las “iniciaciones”, como él dice!. Y se multiplica su régimen fiscal. En 2000, él estaba muy enfermo, pero se asentó ilegalmente en Aiseau-Presles, cometiendo nuevamente violación y asaltando sexualmente a una menor.  ¡Hasta el año 2003!. ¿Ningún avión o ningún tren? El patólogo no ve ninguna contra-indicación. De hecho, me dice que puede venir en una ambulancia”.

Junto a diversas acusaciones por actividades fraudulentas, malversación, lavado de dinero, evasión de impuestos, abuso sexual, secuestro y rapto de niños en Bruselas y Francia, Robert Spatz también se enfrenta a la acusación de figurar en un falso contrato de alquiler firmado por un alto comisario europeo, por el que vivía en Aiseau-Presles mientras mantuvo una residencia ficticia en Bruselas.

El tribunal responderá dentro de un mes a las diversas acusaciones.