Claude Sabbah, promotor de la Biología Total, ante el Tribunal Penal

La acción de la Justicia ante las derivas sectarias es un tema de enorme complejidad, especialmente por las dificultades para evidenciar con claridad aquello que constituye en núcleo del control de la personalidad. Debido a la ausencia, igualmente, de definiciones legales y jurisprudenciales claras, así como al mismo temor de los exmiembros de sectas a denunciar los abusos sufridos, que un grupo considerado sectario acabe en los Tribunales es una cuestión muy difícil.

En esta ocasión -y según recogían algunos medios franceses a finales del pasado mes de septiembre-, los Tribunales Penales de Montpellier deberán juzgar a Claude Sabbah, un exmédico general  inhabilitado por el Colegio de Médicos de Francia, que desarrolló la doctrina de la Biología Total, también conocida como “biopsicogenealogía”, sobre las propuestas del médico alemán Ryke Hamer, quien asume que cualquier enfermedad surge de un conflicto emocional, un choque emocional que deberá ser recuperado para la curación completa del paciente. Según Claude Sabbah, que llegó a presentar sus ideas en torno a la Biología Total en una conferencia en la Sorbona, su método sería capaz de curar numerosas enfermedades, entre ellas el cáncer o el SIDA.

Destacado opositor de la medicina convencional, Claude Sabbah sostiene que el simple diagnóstico de una enfermedad es la causa de su amplificación, y aunque asegura que no promueve que los pacientes abandonen sus tratamientos, lo cierto es que al mismo tiempo sostiene que tales tratamientos son contraproducentes y que la solución pasa por la Biología Total. Estas y otras declaraciones llevaron a que el médico y sus propuestas estuvieran en el punto de mira de la MIVILUDES, organismo francés encargado de la vigilancia del fenómeno sectario.

Ahora, tras unos nueve años de difundir sus ideas y sus tratamientos para el cáncer, el Tribunal Penal de Montplellier lo ha citado a declarar imputado de delitos relacionados con la publicidad engañosa. La citación judicial deriva de una denuncia interpuesta por una mujer cuyo marido -que sufría de cáncer de próstata-, murió después de abandonar el tratamiento convencional para cumplir con los dictados de la Biología Total. Si bien la dificultad del juez radicará en demostrar la vinculación entre las enseñanzas de Sabbah y el fallecimiento del paciente, lo cierto es que sus propuestas se han extendido rápidamente por todos los países de habla francesa (Canadá, Suiza o Bélgica, en donde se condenó a un pseudoterapeuta adepto a la Biología Total), pero también fuera de las fronteras francesas, llegando a nuestro país mediante diversas propuestas como indicábamos en una entrada anterior.

Paradójicamente, el abogado defensor de Sabbah ha solicitado un aplazamiento de la vista debido a que el Sr. Sabbah está enfermo., hecho que no deja de llamar la atención en un promotor de todo tipo de curaciones.