Dos “terapeutas” condenados por ejercicio ilegal de la Medicina impartirán formación sobre la Nueva Medicina Germánica en España

Los naturópatas y terapeutas herbales, François Leduc y Louise-Marie François Bédard, impartirán un seminario de formación sobre la Nueva Medicina Germánica en España en diversas ciudades como Madrid, Valencia, Bermeo, Sevilla o Almería. Françoise Leduc es ingeniero, terapeuta floral y herborista ancestral, “conferenciante internacional, experto y terapeuta, conferenciante de la Nueva Medicina Germánica […] como herbolario, desarrolla una formación concerniente a las plantas medicinales y sus aplicaciones en la Nueva Medicina Germánica”. Por su parte, Louise-Marie Bédard, más conocida como “Loulou”, es periodista y se presenta como “formada en medicina convencional, con la especialidad de Oncología, Naturopatía y Reiki […] continúa sus estudios avanzados en Nueva Medicina Germánica”.

Ambos “terapeutas” se vieron envueltos hace un par de años en la muerte de un paciente con cáncer que siguió el tratamiento propuesto basado en la Nueva Medicina GermánicaLa familia de Alain Piat, un paciente con cáncer de próstata y óseo que falleció el pasado 16 de julio de 2009, interpuso denuncia ante el Colegio de Médicos, quienes tuvieron acceso a un reportaje de televisión con cámara oculta el pasado año 2010, en donde claramente se defendía la teoría de la Nueva Medicina basada en  las doctrinas de Hamer: el cáncer es resultado de un choque emocional o biológico.

En el mencionado reportaje, Leduc sostenía que “el cáncer no es un enemigo, es un aliado […] Hamer hizo un descubrimiento absolutamente increíble. El cerebro es el que manda todo el tiempo con el cáncer […] la medicina tradicional no sabe de qué mueren exactamente los pacientes con cáncer […] uno muere cuando entra dentro de todo el proceso médico […] cuando hay fiebre, dolor, pus, inflamación, secreciones, éstas son todas las manifestaciones físicas que muestran que hay un proceso de reparación”.

De acuerdo con el “terapeuta”, el conflicto del paciente fallecido tenía que ver con su relación paternofilial y ese había sido el origen de su tumor. El fallecido abandonó el tratamiento médico y confió ciegamente en la Nueva Medicina; incluso François Leduc le había vendido también algunas píldoras hechas de arcilla y aceites esenciales para aplicar en sus llagas. Según indicó su esposa, los últimos días del fallecido fueron agónicos.

Por todo ello, el pasado 22 de octubre de 2010, el Colegio de Médicos del Quebec emitió declaración de infracción y penalización por el ejercicio ilegal de la medicina (N º 700-61-096226-102) contra Leduc, debiendo indemnizar la cantidad de 26 mil dólares.