La propaganda de Nueva Acrópolis

Hace unos meses, y al igual que en otras muchas ciudades europeas, las calles de Marsella se vieron repletas de carteles de gran tamaño anunciando una actividad de “diálogo interior” en que aparecía el rostro de Carl Gustav Jung como reclamo: para aquellos interesados ​​por el psicoanálisis, Jung fue un médico que flirteó con el esoterismo y fue criticado por el apoyo prestado a Göring en 1933 y porque en algunos de sus escritos anti-freudianos sugería la superioridad del inconsciente ario sobre el inconsciente judío.

Intrigados por tales conferencias, ofrecidas por la Casa de Filosofía Renovada de Marsella,  la revista francesa Zibeline trató de obtener más información sobre las actividades promovidas por esta entidad, vinculada a Nueva Acrópolis según el pequeño logo que aparecía a pie de cartel. Una organización que ha sido descrita en numerosas ocasiones como una deriva sectaria de tipo filosófico (p.ej., Asamblea Nacional Francesa, Acta 2468).