Estrepitoso fracaso de una actividad de Nueva Acrópolis en Canadá

La semana pasada, la asociación de estudiantes del College Cégep Garneau se quejaban por un evento que se había autorizado en su centro en el que participó Nueva Acrópolis, asociación descrita por diversas entidades de vigilancia sobre sectas europeas como una organización que “tras la vitrina filosófica […] puede ser vista como un grupo neofascista”.

El responsable de comunicación de la asociación de estudiantes Felix Gingras Genest, dijo que el lunes de la semana pasada el centro ya estaba lleno de anuncios y flyers de la actividad: “El poder de la mente. La fuerza de las emociones” o “¿Nuevas perspectivas? Ensaya filosofía”; en su presentación,  “Somos idealistas en pos de un mundo mejor […] proponemos un taller […] precio de 10 dólares”.

De acuerdo con informes parlamentarios franceses y belgas, los documentos internos de Nueva Acrópolis muestran a sus miembros con un saludo que se asemeja al saludo nazi. De acuerdo con los escritos de su fundador tales como el Manual del Dirigente, “esta Estructura se alimenta de hombres, y a los aptos los transfunde en su gran cuerpo, en su gran Alma, para tornarlos, en alguna medida, en superhombres”.  Otros escritos explican las reglas internas del grupo: “Los lloriqueos de la personalidad deben ser aplastados sin piedad […] el dirigente debe ser duro, no hacer concesiones”.

Sin embargo, la asociación de estudiantes del colegio consideraba que si se realizaba la actividad, Nueva Acrópolis obtendría así el garante del colegio, que podría ofrecer en futuras ocasiones en otros centros educativos. Y así lo confirma también Mike Kropveld de InfoSecte/InfoCult del Canadá, donde reciben consultas informativas sobre el grupo y aconseja ser prudente. Por su parte, la directora de comunicaciones del colegio Sylvie Fortin, respondió a los estudiantes que la reserva había sido realizada tiempo atrás y a nombre de una persona, ya no de una asociación, y que como todo estaba en marcha y dispuesto para su realización, el evento debería realizarse. Adicionalmente, desde la administración del colegio se pidió una valoración del asunto por el departamento de Filosofía, pero éste adujo no disponer de la suficiente información como para censurar la libertad de expresión del grupo.

Por su parte, Nueva Acrópolis ha declarado que estas citas “están fuera de contexto […] no pueden tomarse como algo representativo de nuestra asociación”. Además, negaron que su filosofía fuera de extremaderecha y se refirieron a que “la famosa lista negra” de las sectas en Europa ya quedó absoleta y que en cualquier caso ya no aparecen en más informes parlamentarios.

Céline Bouchard, responsable de Nueva Acrópolis en Québec, explicó que el taller “pretende dar en el marco universitario, un enfoque de filosofía comparada entre Oriente y Occidente […] cualquier comparación con la extrema derecha es sólo un falso rumor […] va en contra de los fundamentos mismos de la asociación […] somos humanistas y hacemos un montón de la acción humanitaria en el mundo. Nosotros, tenemos como un primer principio el unir a la gente de todo tipo, personas de diferentes clases sociales. Somos apolíticos “.

El día en que se celebró la actividad, el periodista Pierre-Olivier Fortin de La Presse du Canada, informaba que se juntaron bastantes estudiantes reunidos por el grupo de movilización de la misma universidad ante la puerta en donde se iba a llevar a cabo la presentación de Nueva Acrópolis, entregando panfletos informando sobre la naturaleza del grupo.

El resultado final: 4 personas asistieron a la conferencia (3 profesores de filosofía y un periodista).

Uno de los tres asistentes, el profesor de filosofía Adán Bassam, dijo a la salida de la conferencia que se extendió dos y media: “rara vez nos divertimos tanto […] me contuve para no reírme […] Al final, nada: aspectos comunes, generalidades y contradicciones. Era difícil ver algo que tuviera un contenido consistente y válido”.

Pero el profesor, a la vez que reía expresaba también su preocupación por el hecho que “no quieren informar, quieren transformar a las personas. Esto es lo preocupante. Buscando la Verdad con V mayúscula […] según entendí, la búsqueda de la verdad se hace por ciclos, es decir, que las respuestas siempre vienen más tarde […]  ¿Por qué no enseñar las “respuestas” directamente?  […] ¿Cuánto me va a costar para obtener La respuesta?”.

La conferencia finalizó abruptamente a las diez de la noche, después que los pocos asistentes a tan publicitada actividad espetaran algunas preguntas sobre los escritos polémicos acerca de la vida del fundador de Nueva Acrópolis que circulan por Internet.