¿Promueven los mormones la “terapia” reparativa?

La así llamada “terapia de reorientación sexual” (o “terapia reparativa” o “terapia de conversión”) engloba una serie de enfoques que propugnan el cambio de la orientación sexual (de ser homosexual o bisexual a heterosexual) o para eliminar los deseos homosexuales. En este sentido, la “terapia reparativa” se ha intentado fundamentar en planteamientos basados en el conductismo (terapias aversivas), la oración o el consejo religioso. Este tipo de “terapia” está muy vinculada al movimiento ex gay, que por norma general es claramente religioso.

La Asociación Americana de Psicología (APA) ha criticado duramente este tipo de “terapias” que pretenden cambiar la orientación sexual de los pacientes.  Las sociedades científicas tanto del ámbito de la Psicología como de la Medicina han criticado estas posturas y a aquellos que defienden que es posible cambiar la orientación sexual de las personas bajo la forma de una “terapia” reglada, como sostienen algunas organizaciones.

Recientemente, un ex miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (más conocidos como Mormones), daba su testimonio de sus doce años de participación en una “terapia” dirigida a cambiar su orientación sexual en el centro Evergreen. De acuerdo con el testimonio de este ex miembro, Evergreen es de hecho un programa de “terapia” asociado a la Iglesia Mormona, aunque los responsables de Evergreen afirman que “Evergreen apoya las doctrinas y las normas de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días sin reserva ni excepción, pero no está afiliada a la Iglesia”. De acuerdo con su propia web, “Evergreen se basa en la creencia de que la expiación de Jesucristo brinda a toda alma la oportunidad de abandonar todo pecado o condición que obstruya su felicidad temporal y eterna y su potencial”, incluyéndose aquí la homosexualidad y/o bisexualidad.

No obstante, el discurso de Evergreen evidencía aspectos que claramente le acercan al Mormonismo, como cuando afirman “la sociedad está siendo bombardeada con información sobre los “derechos de los gays” […] esta desinformación proviene de gente externa a la Iglesia […] de hecho, esto no es más que propaganda de Satanás […] contrariamente a lo que dicen los medios […] no existe ninguna evidencia científica que exista un gen “gay”.

En España, la “terapia reparativa” ha sido defendida por psiquiatras como Aquilino Polaino, catedrático del Departamento de Psicología de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad CEU San Pablo. El mismo Polaino (miembro del Opus Dei)  ha sido citado en ocasiones por el Partido Popular para que interviniera en la Comisión de Justicia del Senado para que hablara sobre la cuestión de los matrimonios de personas del mismo sexo. En Barcelona, el pasado año 2010 se puso en marcha una investigación para determinar si la Policlínica Tibidabo estaba llevando a cabo estas modalidades de “terapias” para el cambio de orientación sexual.

En el caso del Opus Dei y otros grupos ultracatólicos ha sido practicada durante años, aunque en los últimos años,diversos grupos religiosos han puesto en marcha “terapias” para tratar la homosexualidad, como es el caso de Unión de Mujeres Evangélicas en España o el caso del obispo de Alacalá de Henares. A otro nivel, también diversas sectas coercitivas aseguran poder incluso cambiar la orientación sexual.