Antiguas empleadas de la cadena LIDL denuncian a la empresa por “lavado de cerebro” y un funcionamiento “tipo secta”

Según recogía un reportaje publicado en Der Sonntag, cuatro ex empleadas suizas de la cadena de supermercados LIDL han denunciado públicamente a la empresa por maniobras más cercanas al “lavado de cerebro” y un funcionamiento más propio de una secta antes que de una empresa.

El actual escándalo en torno a LIDL, viene antecedido de otro que surgió el año pasado cuando un correo interno del gerente Andreas Pohl sobre las dificultades de expansión de la empresa en Suiza salió a la luz; fue entonces cuando este responsable de LIDL reunió a los trabajadores y les espetó “vaya, parece que tenemos una sanguijuela entre nosotros […] y esta sanguijuela nos quiere chupar la sangre […] tened presente que la encontraremos y nos ayudaréis a encontrarla”. No obstante, Pohl abandonaría poco después la empresa.