El exorcismo como abuso espiritual

Un reciente trabajo publicado por Theos, un “think tank” de reflexión sobre temas religiosos y sociales,  ha señalado que la oferta de exorcismos ha aumentado de un modo sorprendente en los últimos años. Y el aumento está siendo impulsado por las iglesias pentecostales y la creciente presencia de inmigrantes de comunidades africanas, en donde tales prácticas son bastante más comunes. Al mismo tiempo, la propia Iglesia Anglicana ha aumentado también su práctica de exorcismos, lo que en parte no deja de ser reflejo de una mayor demanda de tal actividad.

Sin embargo, esta popularidad puede ir en contra de la atención psiquiátrica o psicológica de aquellos que igual la necesitarían pero son tratados como “poseídos”. Para explorar esta cuestión, Theos entrevistó a un grupo de sacerdotes o profesionales cristianos que trabajan en salud mental en todo el Reino Unido, observando que existe una tendencia creciente a atribuir causas espirituales a cualquier tribulación, “cuando en la gran mayoría de los casos, la persona en cuestión estaba sufriendo problemas de salud mental que requerían asistencia profesional”. No faltan tampoco los estudios que revelan cómo en algunas situaciones se han tratado cuadros esquizofrénicos con remedios tales como el exorcismo.