Recluida por su padre y convencida que era dios

Brave Katy Morgan-Davies, una de las tres mujeres que pasó encarcelada en su propia casa en el centro de Londres por su padre durante treinta años, ha hablado recientemente sobre su experiencia traumática y sobre cómo finalmente quedó reducida a la nada, funcionando como una niña de unos seis años de edad.

Esta mujer, que en la actualidad tiene 33 años de edad, no ha sabido que su captor era su propio padre hasta que no intervino la policía y liberó a los adeptos – prisioneros de Aravindan Balakrishnan (también conocido como “el camarada Bala”). Ahora Balakrishnan se encuentra en prisión tras haberse demostrado cómo mantenía a estas mujeres en un estado de perpetuo terror psicológico, a quienes amenazaba con matar si se les llegaba a ocurrir abandonar la casa en donde estaban recluidas, a la par que durante el juicio quedaron demostrados los continuos abusos físicos y sexuales sobre estas tres mujeres.