Dos denuncias señalan a una estrella del Bollywood como gurú de una secta

Dos  antiguos estudiantes de baile han denunciado ante la Corte Suprema de Columbia Británica  a una de las celebridades de la India, Shiamak Davar, a quien señalan como gurú de una secta llamada VRRP o Grupo de Aprendizaje Espiritual. Shiamak Davar, de 53 años, enseña danza en seis países y ha vendido millones de álbumes. Su coreografía ha pasado de Bollywood a películas de Hollywood tales como Misión Imposible 4. Shiamak se ha codeado, asimismo, con estrellas de Bollywood como Shilpa Shetty o incluso el primer ministro de Canadá Stephen Harper.

Percy Shroff, de 40 años, y Jimmy Mistry, de 33 años, ambos de North Vancouver, dicen que tuvieron que soportar durante años el contacto sexual no deseado a manos de Shiamak Davar, asegurando que abusó de su autoridad para controlar todos los aspectos de sus vidas.

En una reciente entrevista con CBC News, Shroff indicó que “yo solía creer que su palabra era divina. … sólo quería complacerlo”. Afirma que la estrella, conocida simplemente como Shiamak, inició esos contactos sexuales cuando tenía 16 años.

Por su parte, Shiamak Davar, en una respuesta escrita a las demandas sostiene las acusaciones no son ciertas y que los dos ex bailarines están tratando de arruinar “su imagen pública, su reputación y la de las organizaciones afiliadas”. Shiamak Davar, quien divide su tiempo entre Bombay y el norte de Vancouver, dice que es el “custodio” del VRRP, pero no su gurú, y que si los dos hombres que ahora denuncian creían que era su gurú espiritual, esa era su opinión personal. No obstante, en su denuncia, Mistry indica claramente que Shiamak era su gurú espiritual.

El Grupo de Aprendizaje Espiritual (VRRP)  sigue las enseñanzas de Khorsheed  Bhavnagari, que escribió  Las Leyes del Mundo Espiritual, en donde indicaba que sus dos hijos muertos se comunicaban con ella. Por su parte, Shiamak reconoce que también practica la “escritura automática” para recibir los mensajes de los espíritus.

El otro demandante,Percy Shroff, alega en su demanda que Shiamak utiliza esos mensajes para controlar miembros del VRRP .“Tienes que hacer lo que le dicen”. En su encuentro con Shiamak en Mumbai, a la edad de 17 años, alega que “empezó a besar mi cuello, diciéndome que me recostara sobre él para que nuestras entrepiernas se juntaran”. En la demanda, Shroff indica que le dijo a Shiamak que nunca más lo haría, ante lo cual refiere que le dijo que su alma no progresaría nunca espiritualmente. Además, añade que debido a su negativa de tales juegos sexuales, le castigó bloqueando la posibilidad que actuara en algunos espectáculos de danza y humillándole públicamente.

Shiamak dice que “nunca ha tenido relaciones sexuales inapropiadas” con ningún bailarín en su empresa y niega haber utilizado su ascendiente espiritual para manipular, controlar o amenazar a nadie.

Sin embargo, la demanda interpuesta sostiene que los miembros del VRRP en Canadá deben residir entre el 17 y 22 de la calle cerca de la avenida de Lonsdale en North Vancouver, debido a que el grupo cree que la zona estaba a salvo de un Apocalipsis inminente. Shroff dice que le indicaron cuándo casarse y en qué momento tener un hijo, al mismo tiempo que algo más tarde Shiamak le ordenó confesarle a su esposa que era homosexual, argumentando que sin ser consciente de ello, “estaba transmitiendo un mensaje de uno de los hijos muertos de Bhavnagari”. Shroff dice que cumplió y se separaron, aunque más tarde Shiamak les obligaba a continuar casados. Por su parte, Shiamak lo niega todo y dice que los miembros son libres para vivir sus vidas como lo deseen.

“Fue una situación de mucha ansiedad para mí, estaba convencido que las almas hablaban a través de él”. Shroff, que ahora es abiertamente homosexual, y mantiene una custodia compartida con su ex mujer (quien todavía está en el grupo), ha solicitado una orden judicial para que se establezca prohibición que Shiamak tenga contacto con su hijo.

El otro denunciante, Jimmy Mistry, alega  que tenía 18 años cuando Shiamak invitó unos bailarines para ver la televisión en su dormitorio, en ropa interior, “y llegaron a un punto en que agarró mi mano y la puso sobre sus genitales … mientras que otro bailarín me besba o me tocaba, añadiendo que con el tiempo Shiamak lo besó en la boca, una vez le dio un chupetón e hizo avances sexuales no deseados. Shiamak dice que nunca hubo ningún contacto sexual o físico entre él y Mistry.

Shroff afirma que se enfrentó con Shiamak acerca de tener relaciones sexuales con jóvenes estudiantes de danza y espirituales, “le dije que tenía que parar, porque los estudiantes vienen a pedir consejo”.

Shroff y Mistry están reclamando daños y perjuicios por lesiones psicológicas. “Ir en contra de él es como ir en contra de un profeta”, dice Shroff sobre su decisión de demandar. “No estoy haciendo esto por venganza, yo estoy haciendo esto para ayudar a mi hijo”.

Hasta el momento, ninguna de las alegaciones de los demandantes ha podido ser probadas, por lo que Shiamak ha pedido al tribunal que desestime las dos demandas.