Estudios señalan posibles efectos adversos del mindfulness

 La práctica del mindfulness ha proliferado en los últimos años como una modalidad de terapia cognitiva. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Oxford, la práctica de esta técnica de meditación podría reducir las recaídas en la depresión en un 44%, es decir, que según estos investigadores podría llegar a resultar tan efectiva como los antidepresivos.

Sin embargo, y según recoge The Guardian, algunos psiquiatras han empezado a advertir de posibles efectos adversos derivados de la práctica del mindfulness. Estas advertencias no provienen precisamente de los críticos de la atención plena y consciente, sino más bien de aquellos que la promueven como una técnica coadyuvante beneficiosa.La evidencia de tales efectos adversos se encuentra también entre aquellos profesionales que se presentan como expertos en mindfulness en el mismo Sistema Nacional de Salud del Reino Unido, a la par que de los numerosos maestros autoproclamados que promueven indiscriminadamente tales prácticas meditativas.