Prospera la demanda contra los Legionarios de Cristo en Connecticut

Hace unos meses recogíamos la noticia que un ex miembro de los Legionarios de Cristo, José Raúl González, de México, pensaba interponer demanda en contra de los Legionarios de Cristo argumentando haber sido víctima de abusos por parte del fundador Maciel Degollado, quien afirma que además era su padre. A su vez, el denunciante argumentaba que los abusos se produjeron a sabiendas de varios responsables de la Congregación, motivo por el cual acusaba igualmente a diversos sacerdotes.

En el escrito de acusación, González argumenta que los abusos que empezaban a darse en el seno de los Legionarios de Cristo ya aparecieron en 1940, con lo que los Legionarios tenían conocimiento de ellos. La madre del denunciante, Blanca Lara González, indica asimismo que Maciel llevó siempre una doble vida, teniendo dos hijos con ella y adoptando un tercero, para finalmente abusar sexualmente de los tres.

Ayer miércoles, el Juez de Connecticut Grant Miller aceptó a trámite la denuncia, desestimando partes del pliego de acusaciones y aceptando otras en la línea de negligencias importantes en las actuaciones de los Legionarios; de hecho, a finales de agosto el Juez ya había indicado que las acusaciones planteadas por González eran suficientes como para que Legión de Cristo hubiera podido estimar el daño causado.

Josel Faxon, abogado de la acusación, dijo a diversos medios de Connecticut que el fallo del Juez era importante porque permitiría el acceso a más evidencias que apoyarán la causa abierta y “[…] abre las puertas a tener acceso a documentación interna de los Legionarios, posibilitando que puedan emplearse los tratados internacionales necesarios con tal de poder citar a personas que en la actualidad están en el Vaticano, entre ellas algunas personas con cargos de mucha responsabilidad […]”. Por su parte, el portavoz de los Legionarios en Connecticut Jim Fair, también expresó su satisfacción por el fallo judicial, aunque dijo no querer realizar declaraciones adicionales mientras que la causa continúe abierta.

Marcial Maciel Degollado falleció el pasado año 2008 a la edad de 87 años, disfrutando del apoyo de Juan Pablo II, quien admiraba la capacidad de atracción de nuevas vocaciones en un momento de crisis dentro de la Iglesia. Tras años de acusaciones por parte de ex miembros -que habían llegado a entrevistarse con responsables del Vaticano sin respuesta alguna-, en marzo del pasado 2010 los Legionarios de Cristo reconocieron públicamente que “Maciel había cometido objetivamente acciones inmorales” así como que “llevó una vida carente de escrúpulos y de sentido religioso auténtico”. El Vaticano indicaba entonces que “Maciel había creado un sistema de poder basado en el silencio, la obediencia y el engaño, lo que le permitió llevar una doble vida”.