Los Legionarios de Cristo reconocen las acusaciones contra su fundador

El movimiento de los Legionarios de Cristo ha reconocido oficialmente el pasado mes de marzo la veracidad de las acusaciones en contra de su fundador. Desde hace más de una década, los Legionarios venían utilizando todo su poder para intentar silenciar las voces que señalaban a su fundador, el mejicano Marcial Maciel Degollado (1920- 2008) como un farsante, pederasta y abusador de la morfina.

Aún incluso después de que en 2006 el papa Benedicto XVI lo castigara apartándolo del ministerio sacerdotal, la congregación ultraconservadora lo siguió protegiendo con el beneficio de la duda. Sin embargo, el pasado 26 de marzo de 2010,  Álvaro Corcuera, actual director general de la orden admitió: “estamos profundamente consternados y tenemos que reconocer que son ciertas las acusaciones contra el Padre Maciel, entre las que se incluían abusos sexuales a seminaristas menores”.