La empresa religiosa de Moon

Tongil Group (Tongil en coreano significa “unificación”)  fue fundada por el autoproclamado Reverendo Moon el 4 de octubre de 1963, nueve años después que se proclamara Mesías y que estableciera oficialmente la Iglesia de la Unificación en Corea (bajo su nombre coreano, Tongilgyo). 

Inicialmente, la iglesia desarrollaba actividades sin fin lucrativo cuyas ganancias se dirigían a actividades religiosas y educativas relacionadas con la misma iglesia. Al poco tiempo, iniciaron su andadura en el plano empresarial a partir que empezaran a producir a gran escala a través de empresas como Tongil Heavy Industries, Hankook Titanium e Ilsung Constuction. 

En 1971 pusieron en marcha Ilhwa, empresa dedicada al sector farmaceútico, el té de ginseng y la famosa bebida McCol. En 1985, abrieron Seil Travel (dedicada al turismo) y en 1988 lanzaron el conocido periódico Segye Times (uno de los diez más populares). También hicieron sus incursiones en la industria a través de Ilshin Stone en 1971 o Tongil Industries Company en 1988. A finales de los noventa, Tongil Group se vio afectada por la crisis financiera que azotó Asia. En 1998, cinco de sus empresas afiliadas entraron en suspensión de pagos; una mala gestión los llevó a una deuda superior a 36 millones de dólares. Algunas adquisiciones posteriores relacionadas con el sector de la construcción y del turismo entre el 2000 y el 2003 posibilitaron que el grupo recuperara su capacidad económica.

Recientemente, diversos medios han anunciado que Tongil Group, que a poco estuvo de su disolución, se ha visto resucitada por la dirección de Moon Kook-jin a partir del pasado año 2005. Moon Kook-jin es el cuarto hijo del Reverendo Moon de 40 años de edad. Como los restantes hijos de Moon, éste fue educdo en los Estados Unidos con una formación en económicas de la universidad de Harvard y un MBA por la universidad de Miami. Ya en 1993 fundó la industria de armamento Kahr Arms. En la actualidad, proyecta construir para el 2015 un mega complejo en Yeosu que tendrá golf, hoteles e incluso campos de fútbol.

Según el mismo Moon, todo este despliegue empresarial no es contradictorio con la naturaleza religiosa del grupo: “estoy convencido que las inversiones turísticas pueden traer sinergias importantes a nuestras actividades religiosas…por ejemplo, empleamos los lugares de vacaciones para encuentros de carácter religioso, conferencias y programas educativos. Además, las actividades de ocio en estos lugares de veraneo pueden dusfrutarse por cualquier persona independientemente de su religión o raza”.