¿Debe penalizarse a un profesor que afirmó que el “creacionismo es una superstición sin sentido”?

Recientemente, una entidad americana que defiende la educación en la evolución dentro de las escuelas públicas, recogía los hechos ocurridos con un profesor de Historia de una universidad de California cuando fue denunciado por uno de sus estudiantes de “promover continuamente actitudes hostiles hacia los cristianos en clase y anteponer la irreligiosidad a la religión, violando así la Primera Enmienda”. El estudiante que lo denunció aportó como pruebas grabaciones que había realizado en clase del profesor; en su denuncia, afirmaba que habían más de veinte ocasiones así en las grabaciones.

En un juicio del pasado año 2009, el juez del caso que ha generado numerosas réplicas encontró tan sólo la afirmación “el creacionismo es una superstición sin sentido” como elemento que violaba la cláusula religiosa” de la Primera Enmienda y por tanto era inconstitucional. No obstante, en una nueva vuelta judicial, esta vez a mediados de agosto de este año, el Noveno Circuito de la Corte de Apelaciones, se revocó tal decisión, concluyendo que: