Romper el silencio de las derivas sectarias en comunidades religiosas

El Consejo de Administración de la asociación que ayuda a las víctimas de los movimientos religiosos en Europa y sus familias (AVREF),  escogió el pasado 14 de diciembre a Aymeri Suárez Pazos como nuevo presidente. Después de su paso por el Opus Dei desde sus 14 años, hasta su abandono, para “vivir su vida como un hombre libre y dirigir su propia conciencia” según sus propias palabras, ahora este ingeniero de 42 años y padre de dos hijos, director y gerente de una compañía de teatro, asumirá las funciones de presidencia de la mencionada asociación.

Los dos objetivos declarados de Aymeri Suárez-Pazos, pasan por la reconstrucción personal de los ex miembros de comunidades religiosas aisladas y fortalecer la difusión pública entre las autoridades civiles y religiosas.