Aparece una guía sobre la incidencia de prácticas sectarias en ámbitos de la educación y formación empresarial

Como recogíamos en otra entrada, la Miviludes alertaba el año pasado sobre la proliferación de propuestas ligadas a la charlatanería o el sectarismo dentro de la formación profesional. Durante los últimos años, diversos movimientos sectarios han introducido algunos cursos a empresas, buscando aumentar así sus recursos económicos, obtener una imagen pública respetable y atraer a un mayor número de posibles adeptos. Si bien las cifras de prevalencia de este fenómeno son difíciles de determinar, la Miviludes ha indicado que rondarían en torno a un 20% los cursos de “crecimiento personal y/o empresarial” evaluados podrían considerarse sectarios.