¿Es Homer Simpson el único que se cree “escogido” en Jerusalén?

En el último episodio de los Simpson, la familia tiene la misión de ir a Israel para ayudar a un amigo de su vecino Flanders. En el transcurso del episodio, Homer empieza a mostrar delusiones y empieza a creerse un “escogido” para la tarea de reunir a cristianos, judíos y musulmanes. Homer es diagnosticado de síndrome de Jerusalén y se denomina a si mismo “mesías” y crea una nueva religión.

Ya en un capítulo previo los Simpson entraban en una secta, pero en esta ocasión Homer desarrolla una patología que conocen bien en el Kfar Shaul Mental Health Center de Jerusalén, una sintomatología que se observa predominantemente entre los turistas y que con un rápido desarrollo de un par de meses pueden desarrollar un cuadro delusivo por el que se creen figuras bíblicas.