Salir de un grupo neonazi

Hace cuatro años, Steven Hartung era el líder de un grupo neonazi en Turingia, un Estado federal en el centro de Alemania, organizando manifestaciones y otras acciones políticas para promover la ideología de extrema derecha. Entonces, defendía el pluralismo étnico -una visión de apoyo para justificar la separación étnica o racial-, creyendo que era la única manera de tratar “las enfermedades de la sociedad”. En sus años de neonazi, se vio involucrad19o en constantes peleas callejeras contra los “enemigos” de la ideología. De hecho, reconoce que “cada persona en nuestro grupo estaba involucrada en actos de violencia hacia otras personas. En la extrema derecha, la violencia es una parte muy importante de la ideología”.

Pero hoy en día, Hartung ya no es un neonazi según recogía recientemente el medio judío-estadounidense The Forward. Él es una de los cerca de 500 personas que han abandonado la escena de la extrema derecha en Alemania con la ayuda de Exit-Deutschland, una organización que apoya a las personas que quieren liberarse de la extrema derecha y empezar una nueva vida. Las actividades para la salida incluyen servicios de asesoramiento para las personas, así como campañas de sensibilización sobre el tema.