La infancia robada

Laura Wilson, una londinense que en la actualidad tiene 50 años, ha relatado recientemente al Daily Mail su vida en una casa en los suburbios de Londres, aparentemente dentro de la normalidad aunque puertas adentro la vida de esta mujer se viera dominada por el dictado controlador del  gurú  de la Escuela de Filosofía Práctica, que prohibía “las trampas de la vida moderna”.

Los padres de Laura se vincularon cuando ella era niña a la Escuela de Filosofía Práctica, una organización descrita como secta, dominada por reglas estrictas y por miembros adinerados aunque se vean obligados a vivir una vida espartana en la que deben “alejarse del mundo”. Cuando recuerda su adolescencia, se ve con faldas largas, el pelo recogido con un moño y una vida controlada dentro de la School of Economic Sciences, conocida en nuestro país como la Escuela de Filosofía Práctica.