Detienen a un chamán por producir y distribuir una droga alucinógena

Según reporta la BBC, un Juzgado de Bristol (Inglaterra) ha condenado a Peter Aziz, un chamán de 51 años que  ejercía su práctica en el condado de Devon, por uso de ayahuasca en sus “ceremonias de sanación”. Se trata de la primera condena de este tipo que se ha producido hasta el momento en Inglaterra. El chamán producía y distribuía ayahuasca, que contiene N-dimetiltriptamina (DMT), clasificada como una droga de tipo A en el Reino Unido (junto a la heroína, la cocaína, el crack, el éxtasis y los hongos psilocibios).

La detención se produjo como consecuencia de un programa realizado el pasado año 2007 por la misma BBC con cámara oculta en el que entraba en una de las ceremonias haciéndose pasar por un enfermo de cáncer. Tras la entrega de las 100 libras, el chamán se dispone a suministrarles la ayahuasca a los 17 participantes.

Aziz se presenta como “un chamán desde hace 35 años, entrenado en Hungría, India y en el sistema Kahuna, pasando varios años en la selva de Perú para ser un ayahuascaro. También ha sido iniciado en el vudú y alcanzó el nivel más alto del sacerdocio […] ha funcionado como “Papa Kanzo”, una posición de gran responsabilidad para iniciar a los demás. En un viaje espiritual más reciente en Shambhala, fue seleccionado para un trabajo mayor, para ser un canal directo de Dios […] desde entonces, su obra ha trascendido las técnicas chamánicas tradicionales, sustituyéndolo por un sistema que es más potente y divino […] se trata de Kali, que funciona a través de él en la curación y con frecuencia lo posee en las ceremonias […] ha logrado sanar un número importante de enfermedades graves. Ha curado fracturas de huesos en unas pocas horas […] también produce una gran transformación espiritual en sus clientes”.

El chamán negó los cargos que se le imputaban relativos tanto a la fabricación como la distribución de la sustancia, pero tras dos horas y media de deliberación el Juez ordenó sentencia condenatoria. El Juez reconoció una reducción en la pena porque al escuchar al imputado “se veía que había ayudado a muchas personas incondicionalmente”.

El chamán deberá cumplir una condena de quince meses de prisión.