Seguidores de la Academia de Esoterismo Ruso continúan realizando actividades por Europa

Como informábamos en una entrada anterior, el líder autoproclamado de la Escuela de Chamanismo Siberiano Konstantin Rudnev continúa a la espera de la resolución judicial en referencia a las numerosas denuncias que recibió. No obstante, muchos de sus seguidores más directos continúan realizando seminarios alrededor de Europa.

En esta ocasión, en un encuentro chamánico auspiciado por la Escuela Ute Fechter de Alemania que se celebró a finales de agosto del presente año, participaron varios de ellos: al así llamado chamán Nayada, la chamán siberiana Grace, Oyún el “gran chamán de la alegría” e inlcuso diversos “chamanes siberianos del grupo de los trabajadores de la luz”. Aunque en su programa  disponible online de hace unas semanas la foto de las principales cabecillas del movimiento de Rudnev aparecía anunciando otro taller chamánico, su foto fue retirada de la web sin mayores explicaciones hace tan sólo tres días.

La presencia de antiguos seguidores de Rudnev en diversos encuentros chamánicos está bastante extendida, al igual que otros de sus acólitos han cambiado sus formatos de presentación escondiendo así el vínculo que les une o unía con el grupo. Tal es el caso de la sanadora Ladamira, una “chamán que hace ritos […] antiguos que permiten a la gente estar en armonía con la naturaleza y con ellos mismos. A través de estos ritos se curan y se armonizan todas las esferas de la vida: la salud física y espiritual, las relaciones en la pareja, vienen las soluciones para lograr el éxito en cualquier tipo de actividad”.

Destacable es también la actividad de “Arteum Oyn Iva (Sampo)“, un “escritor y facilitador de seminarios y rituales esotéricos desde hace 18 años”. Se presenta como “sanador y maestro del programa Dao Yin-Yang […] un método de la antigua India, adaptado a nuestra sociedad moderna, que ofrece una potente protección a hombres y mujeres. ¡Vivir sin estrés, conflictos ni tensión”.

Otros, como es el caso de Bivien Mamonta (“Pavel”), se han desmarcado más directamente de la escuela de Rudnev, aunque ha terminado fundado su propia rama en la que él se autoproclama maestro igualmente.