Sacudida dentro del movimiento de Amma

Una antigua seguidora de Mata Amritanandamayi -conocida también como Amma o la “santa de los abrazos”-, ha publicado un libro en donde describe situaciones de presunta explotación sexual y otros abusos en el interior del ashram.

En el recientemente publicado Holy Hell, Recuerdos de la fe, la devoción y la pura locura, Gail Tredwell -alias Gayatri- describe cómo fue abusada sexualmente en el ashram, donde, según ella, los devotos más antiguos mantenían relaciones sexuales promiscuas con frecuencia.

El representante del ashram Sudeep Kumar, confirmó que Gayatri había estado con Amritanandamayi durante dos décadas antes de dejar el ashram en 1999. Sin embargo, Kumar dijo que las afirmaciones contenidas en el libro “son infundadas…las acusaciones son sorprendentes, desafían la lógica común”.

Tredwell, de nacionalidad australiana, se unió como asistente personal a “la santa de los abrazos” en 1978, a la edad de 19 años, y fue testigo de cómo la joven mujer de un pueblo de pescadores en Kerala creció hasta convertirse en una gurú espiritual, con seguidores en todo el mundo, y que en estos momentos confían en poder desarrollar toda una red de instituciones en los sectores de salud y educación vinculados al movimiento de Amma.

Tredwell dijo que quería conocer a Dios y trabajando como asistente personal de Amma, pensó que podría lograr ese objetivo. Durante sus primeros días en el ashram, dijo sentirse bendecida con experiencias espirituales inolvidables.

Pero con el tiempo, Tredwell indica que de cara a mantener la fachada pública y el ritmo de “actividades puras e inocentes”, Amritanandamayi dispuso de un pequeño equipo de personas de confianza “que hacen el trabajo sucio”. Tredwell fue una de ellas, “de hecho tuve únicamente el privilegio de presenciar el lado humano de Amma y su gama de emociones -todas ellas bastante estándar entre todas las personas de este mundo-, emociones que de hecho entraban en contradicción con todo lo que luego enseñaba en público”. Otra de las situaciones que describe es otra en que la gurú, como muestra de “pureza”, indicaba que ella no tenía la menstruación desde que se manifestó su “presencia divina”, hecho éste que la autora más tarde descubriría ser falso y debió guardar secreto del mismo durante su estancia en el grupo.

Tredwell describe también en su libro cómo fue abusada repetidas veces por uno de sus compañeros de ashram, abusos que minaron su fe. Además, el libro describe situaciones de promiscuidad sexual entre los miembros de la comunidad.

Describe cómo también cuando un grupo de devotos habló con claridad acerca de la riqueza acumulada, el lugarteniente de Amma, en quienes todos confiaban -y a quién Tredwell designa como Balu-, dijo a los devotos que la riqueza pertenecía a negocio de pesca de su padre.

“Me sobrecogió el miedo cuando me enteré de ésto, porque todo era entonces una completa mentira, y más aún porque sabía que las personas no eran tan ingenuas” dice Trewell. De hecho, lo que la autora indica es que importantes cantidades de dinero eran derivadas o bien hacia la propia familia de Amma o bien hacia cuentas extranjeras en lugar de ser invertidas en las obras caritativas. Trewell ha mostrado su asombro ante el hecho que no haya levantado ninguna investigación el funcionamiento del ashram, más teniendo en cuenta la sospecha de supuesto tráfico de oro por parte del movimiento. La autora ha indicado, asimismo, tener constancia de numerosos testimonios de los abusos físicos y morales a los devotos.

En su libro, añade que hacia el final de 1987, se convirtió casi en una rutina diaria para Amritanandamayi amenazarla con echarla. Según relata,”los que se atrevían a hablar pasaban a la lista negra de inmediato, se considera “ser un traidor”, y por tanto, se entendía como una amenaza para la fe de los restantes seguidores. Era una vida realmente agotadora”.

Por su parte, el portavoz del ashram, Sudeep Kumar, dijo que Tredwell había dejado el ashram por su propia elección “y nunca denunció nada de ésto tras los primeros días después que dejara el ashram. La hubiéramos apoyado. Todo el mundo sabe que la vida de Amma es abierta y transparente”.

Kumar, sin embargo, dijo que no se plantean ninguna acción legal en contra de Gail Tredwell en estos momentos.
Según recogía The Indian Express, Mata Amritanandamayi dijo el sábado en una sesión en Palakkad que su ashram era “un libro abierto…algunas personas están diciendo ciertas cosas en contra del ashram cuando no se cumplieron sus planes. Estoy tratando de olvidar y perdonar estos temas. Yo no pido a nadie que me sirva. En cambio, estoy sirviendo a los demás”.

Aunque los contenidos del libro testimonial de Gail Tredwell se habían expandido viralmente a través de las redes sociales, los diarios prominentes de Kerala han permanecido en silencio sobre el tema. Kairali TV, el único canal que se hizo eco del tema con una entrevista a la autora del libro, recibió una misiva de un bufete legal de la región para que cesaran en sus emisiones de la mencionada entrevista y depusieran sus intentos de emitir la segunda parte de la misma, aunque el canal emitiera finalmente la segunda parte de la entrevista realizada en Nueva York, en la que la autora reiteraba sus denuncias de los abusos referidos en el interior del ashram.

Recientemente, el secretario de Estado Pinarayi Vijayan declaró que las acusaciones contra el ashram eran graves, “las revelaciones fueron hechas por una información privilegiada del ashram durante muchos años, evidencia la gravedad de la cuestión. Las propias experiencias personales de la escritora muestran que estaban pasando cosas injustas en el interior del ashram”; añadió que el Gobierno debería investigar las grandes cantidades de dinero que llegan a los ashrams y ver si en estos centros espirituales se hubieran podido realizar actividades contrarias a las leyes del país.

Mientras, el presidente estatal del Congreso Sudheeran mostró una reacción cautelosa diciendo que “quería estudiar el tema”, mientras que el Ministro Jefe Oommen Chandy dijo no hay que olvidar “los grandes servicios del ashram”, “yo mismo había participado en los servicios sociales del ashram”…Vijayan debería considerar también estos aspectos”.

Mientras tanto, la publicación del libro en la India ha publicado algún altercado en contra de la editorial. Y los rumores circulan por la red para desacreditar a la autora, de la que se llega a afirmar que en realidad quiso atentar contra la vida de Amma. Trewell ha recibido numerosos mails amenazantes. Y la misma policía de Kerala, según algunas fuentes, tampoco hace nada para iniciar una investigación, y algunos parecen estar más dispuestos a ponerse del lado de los que denuncian las acusaciones del libro.